Fresas con Kiwi
21 razones

21 razones

Recuerdo ese sentimiento de satisfacción y de liberación pura. Esa sensación para contigo mismo. Podría decir que es una de las razones por las que escribo o por las que empecé a escribir.

 

Después, pensando y repensando, he llegado a 20 razones más por las que escribo, y por las cuales hice este blog y lo seguiré haciendo; desarrollándolo con historias hasta el día que ya no encuentre razón para escribir o sencillamente me canse de hacerlo.

 

Escribo porque uno puede encontrar respuestas sin tan siquiera hacer preguntas.

 

Además, puedo ensayar y practicar el arte de la escritura, de la literatura de nuestro propio idioma y seguir aprendiendo de ella. De usar mejor las tildes, las comas, los puntos y los puntos suspensivos, que hace, si cabe, más ricas nuestras formas de expresión con tan solo palabras puestas en una hoja en blanco.

 

Escribo para dejar constancia, entre papel y boli o entre una página de Word y el sonido del teclado con los dedos, de lo que he vivido, he visto y he sentido. Por esa satisfacción de plasmarlas en algún lugar y luego guardarlas en la memoria de un portátil, en una hoja de notas del móvil o en alguna que otra hoja de papel.

 

Dejar testimonio de historias que me han contado es otro gran motivo. O aquellas otras creadas con imaginación y creatividad. Que es más bonito compartirlo que dejarlo morir en una memoria.

 

Considero las palabras a través de la escritura como la mejor forma de comunicación. Cuando es por escrito se convierte como en una especie de ser inmortal, mientras sigue dando voz a opiniones y dando forma a los pensamientos.

 

Escribir para comprender la vida.

Escribir por hobby y para darle sentido al tiempo.

Escribir para dejar volar pensamientos y sentimientos.

 

A veces también para encontrar sentido al sinsentido.

 

No sé si escribo bien o mal, si mis escritos son perfectos o imperfectos porque a saber quién tiene la verdad. Así que tan solo escribo porque me gusta.

 

Escribir también es placer y entretenimiento.

Un espacio para la reflexión y el pensamiento.

 

No todo lo que escribo, lo enseño, pero me enseña. Aprendo en cada frase que escribo y en cada texto que redacto.

 

Escribo como ejercicio continuo para el desarrollo de la imaginación y la creatividad. De usar el cerebro y de plasmar ideas o las de otros a través de historias y relatos. Para que perduren. Para compartirlo con aquel que quizá está al otro lado de la pantalla, o del mundo.

 

Escribo, además, porque es gratis y porque puedo hacerlo cuando me de la gana.

 

Y al escribir me siento útil con el uso del tiempo. Así que bueno, probablemente esté entonces ante la razón última por la que escribo: el tiempo.

 

Rocío ~

Para marcas y proyectos digitales:

Hago escritura creativa. Escribo y cuento historias random, microrrelatos de 100 palabras y cuentos. Lo que has leído arriba es solo un extracto de porqué la base de lo que hago es a través del verbo escribir. Ahora bien, cuando trabajo para otras marcas y negocios digitales utilizo mi formación y experiencia en técnicas de Copywriting y Branding para sacar la máxima rentabilidad a sus canales de comunicación online y retorno en el negocio exprimiendo su proyecto hasta su punto de jugo.

Es decir, redacción creativa publicitaria y desarrollo de marcas en términos visuales. Uno es lo que se cuenta y cómo se cuenta lo que tienes de tu oferta comercial (Copywriting) y otro es cómo se colocan y se ven elementos visuales corporativos como los colores y la composición de los textos digitales (branding).

Así que, si este es tu caso, entonces haz clic en el botón de abajo y te cuento cómo puedo ayudarte: