La cosificación sexual de la mujer
La cosificación sexual de la mujer

La cosificación sexual de la mujer

La cosificación sexual que sufrimos las mujeres es, actualmente y todavía, una realidad. Cierto trato despectivo para el género femenino que se expresa entrelíneas sigue existiendo. La brecha salarial, las preguntas especialmente personales y privadas o los estereotipos de género limitantes son también, actualmente y todavía, una realidad.

 

 

Porque partiendo de que el mundo sigue y evoluciona a lo largo de toda nuestra existencia, hay ciertos estereotipos asociados a las mujeres que siguen pegados como chicles en las cabezas de otros. Y siguen ahí, sin ser parte del desarrollo. Estereotipos que nos limitan y que nos hacen tener que esforzarnos mucho más porque somos mujeres.

 

 

La cosificación sigue latente. Vayas sola o acompañada se nos sigue viendo como cosas andantes y seres “perfectos”. Se nos señala por cómo vestimos (en el trabajo, comprando el pan o recogiendo a tus hijos en el colegio) o se establecen juicios preconcebidos por llevar tacones o no.

 

 

Se sigue poniendo mucho más en entredicho nuestra profesionalidad, se nos exige ser más perfectas y tenerlo todo en orden, y se nos educa con unos estándares de preocupación y cuidado más elevados que al género masculino.

 

 

Sobre la cosificación sexual de la mujer habla la película Rompiendo las normas, protagonizada por Keira Knightley y Gugu Mbatha-Raw. Una película basada en hechos que ocurrieron en 1970, concretamente en el certamen de Miss Mundo celebrado en Londres en el Royal Albert Hall.

 

 

Keira Knightley interpreta a Sally Alexander; historiadora inglesa y líder del Movimiento de Liberación de la Mujer que interrumpieron aquel certamen de Miss Mundo cuando se retransmitía por televisión.

 

 

Aquel certamen fue testigo de primeras reivindicaciones feministas que luchaban por dar esa otra perspectiva de la mujer; no somos objetos y somos más que un cuerpo.

 

 

Hasta la próxima historia.

 

 

Un abrazo,

Rocío ~

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.