Sky At Night - Lucas França

Pic: Sky At Night – Lucas França

#21 – Promesas

Se dijo así mismo que jamás volvería a coger un tren en su vida. Aquel accidente fatídico en el que perdió a la mujer de su vida, le hizo hacerse esa promesa para siempre. Lo que ocurriría años después no lo sabía. Y un día la conoció. Allí. En la estación de trenes de la ciudad. Mientras esperaba la llegada de su hijo y nietos, la conoció. Y nuevas promesas cobraban ahora un nuevo sentido.

#22 – A la Luz de la Luna

Ruidos de lado a lado de la casa eran los sonidos de cada noche, tan solo durante algunos minutos. Como si la madera que conformaba las paredes de la casa cobrara vida a la luz de la luna. Parecía que desde la habitación del final del pasillo entraban fuertes corrientes de aire. Así que un día decidieron poner una cámara junto a la puerta. Solo se veía una única cosa; la ventana se abría a las doce de la noche y a las doce y dos minutos se volvía a cerrar.

#23 – Junto a Ti

Un chico corriente, de una ciudad corriente, gestionaba un bar corriente de martes a domingo de todas las semanas de cada mes. Este chico tenía un perro enorme, de color negro y tan sensible y cariñoso como un bebé recién nacido entre los brazos de su madre. El chico salía a pasear con su perro todos los días. Las dos de la mañana, las ocho y las tres de la tarde solían ser sus horas favoritas. Un día salió de trabajar y al volver a casa nunca más le volvió a ver respirar.

#24 – Un Viernes Cualquiera

A pesar de que vivía cerca de la playa, ya no solía ir mucho por allí desde hacía unos años. Aquel hábito que tanto le gustaba dejó de hacerlo de un día para otro. Y lo cambió por ir a un gimnasio a hacer yoga tres veces por semana. Un viernes cualquiera salía a cenar con sus amigas. Fue una noche de esas entre comida vegetariana, vino tinto y música jazz. Lo pasaban bien. Ella disfrutaba hasta que lo vio allí, en la esquina del bar junto al hombre con el que se iba a casar.

#25 – Luces Encendidas

Una anciana de unos ochenta años seguía dando servicio a la tienda de segunda mano de lámparas situada en la calle tercera de la ciudad. Se encontraba justo haciendo esquina frente al mercado central. Durante siglos aquella tienda permaneció perenne y se convirtió en un claro reclamo turístico. No obstante, llevaba unos días sin abrir y luces encendidas mantenían el interior encendido durante las últimas noches. Alguien llamó. Acudió la policia y unas horas después se ponía el candado en la puerta de aquella tienda por última vez.

¿Quieres leer más microrrelatos publicados? Entonces pincha abajo:

Serie 1 

Serie 2

Serie 3

Serie 4

Serie 8

Escribo My 3-Ones (cada 2 viernes)

y respondo preguntas de aquellos que están, como yo, abriendo sus propios caminos,

¿Te unes a nosotros?



Más en La Macedonia de Reflexiones – Follow it!

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.


Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *