Pic – @amandamlinero

#31 – Voces

Parecía abril, aunque le faltaba algo. No eran como los otros años. Ya no desprendía ningún olor a primavera, a césped recién cortado. No se veía ningún rayo de sol a primera hora de la mañana, ni se escuchaban a los pajarillos cantando. Sentía cierto desconcierto. Esta vez le faltaba algo que le hacía más que diferente. Extraño, incluso. Era como un sentimiento corriendo por sus venas y desembocando en su corazón. En cambio, sí escuchaba el palpito de su corazón y una voz que sabía que había dejado de ser real.

#32 – Nostalgia

Creció en la peluquería de su madre. Siempre cuenta que los mejores años de su vida habían sido años atrás; cuando solo necesitaba una coca-cola, un parque y unos cuantos amigos con los que contar historias. La nostalgia se ha hecho su mejor amiga, y ya no quiere amigas. Tan solo él, su cerveza y algún que otro cigarro que acompañe sus historias. Porque son historias, como él dice. Una vida que no volverá a ser igual. El parque es su aliado, la coca-cola es ahora cerveza, el cigarro es ahora dosis de sustancias que le hacen soñar.

#33 – Fuera del Sistema

John va de carretera en carretera, yendo de un lado a otro para aumentar las ventas del último de los productos que ha fabricado la empresa para la que trabaja. Le da igual cuántos kilómetros tiene que hacer para incrementar sus números. Sabe que tiene que hacerlo. Si no lo hace, si no supera esos números, se verá fuera a final de mes. No pudo. Se cansó y se quedó fuera. Pero fuera de aquel sistema; celebrándolo bajo el sol, en la playa y con una cerveza de su marca favorita.

#34 – Creando historia(s)

De blog en blog, de contenido en contenido, de vídeo en vídeo, de frase en frase. De canción en canción, de la playlist que conocía y llegando a la que no. Saltando de página web en página web. Escuchando la lluvia caer. Apretando los cascos para seguir, estirando la espalda, juntando las piernas. Moviendo los dedos y concentrando el cerebro. Pensando en la vida, creando historia(s). 

#35 – Desconocidos

En realidad le daba igual quien fuera, donde estuviera, qué hiciera o qué día fuera. No le importaba ya nada y el todo cobraba más sentido con el tiempo. Todo lo que le rodeaba no existía. Solo existía ella y sus ojos. Ella frente a él, quien desnudaba su verdad por el día. Él frente a ella, quien desvestía sus sueños por las noches. Desconocidos convertidos en conocidos, compartiendo sus últimos días. Conocidos viviendo juntos sus dos vidas.


¿Más microrrelatos? Sigue leyendo:

Serie 1 

Serie 2

Serie 3

Serie 4

Serie 5

Serie 6

Escribo My 3-Ones (cada 2 viernes)

y respondo preguntas de aquellos que están, como yo, abriendo sus propios caminos,

¿Te unes a nosotros?



Más en La Macedonia de Reflexiones – Follow it!


Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *