Flower Market

Tercera Serie – Microrrelatos de No Más de 100 Palabras

Miércoles de nuevo.

 

Llevo un par de semanas dedicando bastante tiempo a nuevos proyectos. Nada que pueda contarte más detenidamente ahora mismo. Pero te lo contaré dentro de no mucho 🙂

 

Me apetecía escribir sobre algo nuevo.

 

Nada de viajes o reflexiones.

 

Me apetecía desconectar, darle a la imaginación y ponerme a teclear.

 

Así que aquí estoy hoy con otra serie de microrrelatos de no más de 100 palabras. Microrrelatos que escribo cuando quiero escribir, pero no sé exactamente de qué escribir.

 

Te los dejo a continuación y al final también te dejo los enlaces a las otras dos series escritas.

 

Por cierto, no dudes en dejar tu comentario más abajo, saber tu opinión siempre es bueno 😀

 

Nos vemos la semana que viene.

 

Un abrazo,

Rocío Eme~

 

P.D. 1 – Espero que estés teniendo una buena semana. Yo ya tengo el frío metido en el cuerpo. Veremos a ver el resto de año.

P.D. 2 – El primer microrrelato lo escribí hace tiempo para un concurso cuyo tema era el deseo. Deseo como algo más allá que su connotación sexual. ¿Llegué a presentarlo? No, error de cálculos y fechas. De cualquier modo, me inspiró y escribí un relato con más de 100 palabras. Este es una modificación y ajuste para mi tercera serie de microrrelatos.

P.D. 3 – Foto de mis paseos por Londres, esta en el Flower Market; una zona un poco alejada del centro, pero preciosa para ir y caminar.

***

#11 – Deseo

 

Había algo que le detenía al final de sus días. Aquella tarde, un pequeño portalón fue la mejor opción paa refugiarse de la lluvia y se detuvo por unos instantes. Mirando al infinito, un silencio evocador se hizo con él. «He perdido el deseo de amar las cosas de mi día a día», pensó. Inmediatamente todas las ideas se reordenaron en su cabeza, encontrando la respuesta a su ecuación. Abrió su hoja de notas e ideó su nuevo plan de acción. No tenía dudas de que lo lograría, pues el deseo de sentirse vivo había vuelto a él.

 

#12 – Mirada fija

 

Por fin la primavera llegó y ese fin de semana tendría lugar la gran fiesta de año en el centro del pueblo. Cogió el tren al salir del trabajo, llegó a casa, dejó el maletín y salió deprisa a encontrarse con el resto. Mientras esperaba en la barra del bar, allí lo vio de nuevo. Otra vez aquella mirada fija. Habían pasado ya siete meses desde la última vez que hablaron. Ella se acercó, le miró, le cogió la mano y sin apenas decir nada, le besó.

 

#13 – Cajas de recuerdos

 

Eran los recuerdos más íntimos de su adolescencia. Cajas repletas de recuerdos ocupaban los bajos de su cama. Un día cogió una de ellas y empezó a sacar todas las cartas que guardaba. Entre sonrisas y lloros, leía una carta tras otra. Las dejó en su sitio de nuevo. Dos semanas después volvió a su caja de recuerdos. No la descolocó, ni siquiera la tocó. Tan solo puso una mano en cada extremo de la caja, se dirigió a la cocina y tiró todo a la basura.

 

#14 – Caminos

 

Bajando por la ladera más costosa de aquella montaña, se encontró con un ganado. Pasado el ganado, un par de hectáreas con plantaciones de lechuga. Pasadas estas hectáreas, seis vacas que pastaban tranquilamente. Después le seguían espacios llenos de estiércol. Mientras tanto y en su camino hacia el destino deseado, una camioneta iba y venía recogiendo los frutos de aquella temporada. Al final de aquel camino, lleno de nada y de todo, con su mochila tras su espalda, se sentó en una roca. A lo lejos por fin vio la casa que andaba tanto buscando.

 

#15 – Flores Amarillas

 

Cada tarde se asomaba para ver la nieve caer. A las siete y media de cada día, pasaba aquel hombre con flor en mano, bastón, gorro y cabizbajo. La niña corría las cortinas y se escondía tras ellas tratando de esconderse para que no le viera. Unos años después, regresó a casa de sus padres y llegó el invierno. De nuevo aquel hombre encorvado. Decidió seguirle. Se dirigía al cementerio del pueblo. Sintió miedo. Y allí lo vio, de pie y dejando una flor amarilla sobre la lápida de aquella que fue su mujer.

 

 

Si te apetece seguir leyendo, aquí te dejo la primera serie de microrrelatos  y la segunda serie de microrrelatos que escribo de no más de 100 palabras.

Más sobre Fresas con Kiwi:

Macedonia de Reflexiones y Facebook

Envío una recopilación de lo que he estado haciendo,

¿nos vemos dentro? 

Curiosa e inconformista - Abriendo caminos y creando los mios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *