Tiempo_DaniCache

El Tiempo

«El otro día leía que la música te ayuda a escapar del tiempo. No siento estar escapando del tiempo, soy más consciente del mismo»

 

 

En la oscuridad de la noche me gusta escribir. Justo cuando el mundo está en calma. Cuando la luna ha llegado y tan sólo tengo la luz de mi flexo alumbrando mi teclado.

 

Cuando el día ha terminado, me gusta escuchar el silencio.

 

Me encanta tener unos momentos de silencio; de paz, de tranquilidad.

 

Justo esta noche no estoy en silencio.

 

Ando escuchando a Tom Walker, Mumford & Sons y a Florence. Últimamente hago eso; comparto el silencio con la música.

 

Recuerdo el I will wait de Mumford & Sons que escuchaba en aquel pub en Londres al que íbamos tras el trabajo todos los viernes. En aquel pub podías escuchar a una banda tocando música en directo. Era verdaderamente divertido, sobre todo cuando ya habían pasado unas horas desde que habíamos dejado la agencia dispuestos a disfrutar del fin de semana y la ronda de chupitos venía servida de uno de tus jefes. Para celebrar lo bien que se había dado la semana. Pues claro que sí.

 

Todos los viernes, como parte de su lista de canciones, tocaban el I will wait. No yo sola, todos (igual alguno que otro prefería deleitarse de esa música desde la barra) salíamos a bailar. No sé que tendrá esta canción que nos hacía a todos detenernos en el momento y darlo todo.

 

La música te ayuda a escapar del tiempo

El otro día leía que la música te ayuda a escapar del tiempo. Yo realmente no siento estar escapando del tiempo, sino que soy más consciente del mismo. Me trae recuerdos y momentos con gran gente con la que compartí una parte de mi vida.

 

Siempre he pensado, desde que era bien pequeña, que el tiempo pasa volando. A ver, no quiero sonar como si tuviera 100 años, pero verdaderamente el tiempo va muy deprisa.

 

¿Te acuerdas cuando éramos pequeños y sentíamos que después de un curso escolar terminaba una etapa? Vivíamos intensamente; vivíamos muchas cosas porque las vivíamos al máximo. Hacíamos mil cosas durante el día. No teníamos prácticamente tiempo de aburrirnos, lo cual nos llevaba a tener muchas experiencias vividas al final del día y a estar agotados.

 

Un agote que sabía a gloria.

 

Todo lo que he vivido y me llevo

El tiempo pasa volando, pero puedo estar segura de que en estos últimos 5 años he vivido tantas cosas que a parte de no haberme aburrido, he aprendido mucho.

 

#1 – Experiencias internacionales – he vivido en 3 países: Irlanda, Inglaterra y Portugal, lo cual me ha hecho ver y vivir diferencias culturales, sociales y económicas y aprender a vivir el día a día y a plantear objetivos más a corto plazo. A vivir la vida, vaya.

#2 – Lenguas – mi segundo idioma es el inglés y mi portugués es más bien «portuñol», entiendo más que hablo, y si tengo que hablar con un portugués siempre es usando mi  «portuñol» (es decir, español con palabras salteadas portuguesas) pero igualmente aprender idiomas, en mayor o menor medida, te enseña otros niveles de comunicación y te muestra cómo y porqué uno piensa y formula sus palabras de maneras distintas.

#3 – Trabajos muy variados – he trabajado en distintos puestos de trabajo (voluntaria en centros sociales, asistente de taquilla, au pair, nanny, camarera, ejecutiva de desarrollo de negocio, consultora, teleoperadora y comercial) que me han dado mayor amplitud de miras y sobre todo valorar el esfuerzo que conlleva cada uno de esos trabajos y el de cada uno.

#4 – Infinidad de posibilidades – el mundo está lleno de oportunidades y posibilidades varias para que puedas hacer tu camino y lo que básicamente te de la gana, si es así lo que quieres. La vida puede ponerte en situaciones inesperadas o en situaciones que en ese momento tienen mayor sentido que el que probablemente nunca tuvo en tu cabeza años atras. Y esto es justamente lo que hace que la vida sea emocionante. Siempre hay algo nuevo que ver y aprender.

 

Por eso siempre tengo en mente el tiempo. El tiempo como una de las cosas más preciadas que podemos tener.

 

Aún así, hecho la mirada atras y sigo sintiendo nostalgia y a la vez alegría de haber podido vivirlo y de seguir aquí; con nuevos planes a la deriva, como por ejemplo este blog de aquí en el que escribo todas las semanas. Es como mi nuevo hobby.

 

Lo verdaderamente importante es el qué hacemos mientras tanto

Ahora con el I will wail de fondo, sigo pensando que el tiempo vuela, pero lo verdaderamente importante es el qué hacemos mientras tanto. Que no es ni más ni menos que lo que nosotros queramos. Es nuestra responsabilidad hacer de este lo más que esté en nuestras manos y si hay algo que lleva tiempo, tiempo suficiente persiguiéndote en tu cabeza, sabiendo que es el momento de mover ficha, buscar nuevos horizontes y alcanzar nuevos objetivos (aunque tengas que empezar de cero) entonces será la hora de sentarse y hacer un planning que te lleve a la consecución de tus nuevos objetivos y hacer lo máximo de tu tiempo (como en este post en el que te cuento el planning que llevé a cabo para un día por fín llegar a vivir en Londres, una ciudad en la que siempre había querido estar y para lograr uno de mis objetivos principales que era ser fluída en el inglés).

 

El tiempo pasa rápido y vida no hay más que una, ¿nop?

 

Un abrazo,

Rocío Eme ~

 

***

 

P.D. – Gracias a mi hermana por traerme esta canción de nuevo. Nunca le puse nombre a la banda, hasta hoy.

P.D. 2 – Si te gusta el folk rock o quieres escuchar algo de Mumford & Sons, te dejo pinchando en este link a la banda británica en directo, año 2011. Creo que la parte instrumental aquí se sale.

P.D. 3 – La foto de este post pertenece a Dani Cache y cuyo título es precisamente el mismo que le doy yo a mi reflexión.

 

Envío una recopilación de lo que he estado haciendo,

¿nos vemos dentro? 

Curiosa e inconformista - Abriendo caminos y creando los mios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *